Recuerdan llegada del ferrocarril en Peto

By

Hace 120 años, tránsito EL TREN en una calle de Peto

El ferrocarril llego a esta villa hace ya 120 años, pero ahora  solo recuerdos quedan en quienes vivieron la experiencia de subirse a la locomotora y disfrutar de los paisajes cuando viajaban, pese a que no todos tuvieron la fortuna de subirse al ferrocarril, algunos tienen recuerdos de cuando llegaba en la estación a las 7 de la noche y la aglomeración de personas se veía de la calle 30 al centro de la población.

Esto para esa época fue un detonante en el desarrollo de la población y un atractivo que hizo que mucha gente de fuera mirara a Peto como alternativa de bonanza, pero desgraciadamente  solo queda el recuerdo de la época del ferrocarril, pues actualmente no existe lo que alguna vez formó parte de la vía que estaba sobre la calle 21 y estación.

En esa época el municipio se posicionó como punto de referencia en la región, por lo que pudo ser un detonante para que le economía de la población cambiara significativamente, hoy la ex estación del ferrocarril se convirtió en lo que se conoce como la expo, donde está la biblioteca municipal.

Al respecto, Arturo Rodríguez Sabido, cronista de la población, comentó que en 1880 este municipio estaba aislado y la única manera de llegar era por brechas y los pobladores estaban dedicados a la actividad agrícola.

“Había producción de maíz, miel, frijol, aves silvestres y de azúcar que provenía del ingenio azucarero de Tzucacab y su comisaría Catmís, por ser la comunidad más importante en la microrregión, algunos empresarios de Mérida se enteraron y fue allí donde nació la idea de construir la vía ferroviaria en conjunto con el Gobierno del Estado”, recordó.

Menciona que la construcción de las vías del ferrocarril comenzó en la época del porfiriato y fue inaugurado el 16 de septiembre de 1900, en aquel entonces Peto tenía unos 5 mil  habitantes.

 “La llegada del tren fue un parteaguas porque muchas personas de la región comenzaron a traer su producción para llevar a Mérida y tres décadas después llegó el auge del chicle, que a pesar de que en Peto no se producía, fue aqui donde se concentraba todo el chicle que traían de Quintana Roo”.

Este movimiento propició la llegada de personas de diferentes partes, incluso llegaron unos sirios y libaneses que se quedaron y es por eso que se ven apellidos que no son propios de esta región como los Badía, Zogbi, los Isaac, Tulami, Memeri, entre otros.

En 1961 el presidente Lázaro Cárdenas visitó esta villa pero la construcción de carreteras hizo que se dejara de usar el ferrocarril hasta que fue quedando incosteable su uso hasta que años más tarde dejo de funcionar.

“Tenemos una riqueza histórica, cultural, de tradiciones, usos y costumbres que debemos mantener para las futuras generaciones, no debemos permitir que todo quede en el olvido, las nuevas generaciones merecen conocer el pasaje histórico de su comunidad”, externó.

Por último Rodríguez Sabido considera que se debería hacer algo para no dejar en el olvido ese pasaje histórico que vivió la comunidad, por lo que espera que autoridades y sociedad se interesen en el rescate de la historia de la comunidad y lo compartan con las nuevas generaciones.

You may also like